University of Pittsburgh |  Pitt Home | Find People | Contact Us
Home Membership Journal Issues Books Guidelines Editorial Conferences About the IILI
Brief Account | Charter | Chronology | González | Rioseco | Englekirk | Roggiano | Cornejo
Bref Account


Printable version (Spanish)

1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11   12   13   14   15   16   17   18

A causa de la guerra, y de ciertos conflictos misteriosos entre los miembros del equipo editorial, pasaron siete años entre el tercer congreso y el cuarto. Quien vino a rescatar al Instituto fue el catedrático cubano Raimundo Lazo en 1949 al organizar un congreso en La Habana, explicando así su intervención: "Antes de que fuera posible preparar esta reunión necesariamente aplazada, el Prof. Torres-Rioseco se retiró de la presidencia del Instituto, aduciendo como razón la falta de cooperación para seguir desempeñándola. La renuncia del Presidente Torres-Rioseco agudizó la crisis que padecía la institución, en virtud de diversas causas explicables para todo el que conozca el mecanismo peculiar y el desamparo de esta clase de entidades privadas al servicio desinteresado de la cultura" (Memoria del Cuarto Congreso, v).

En el período 1950-1955 la Revista cambió poco y avanzó menos, aunque se ve más institucionalizada, más profesoral. A partir del nro. 36 (enero-septiembre 1953), el equipo editorial de la época (Julio Jiménez Rueda, Arturo Torres-Rioseco, Francisco Monterde, John E. Englekirk, Alberto R. Lopes, Manuel Pedro González, José Antonio Portuondo y John S. Brushwood) desaparece, remplazada por un triunvirato más compacto (los veteranos Julio Jiménez Rueda y Francisco Monterde, y el novato Fernando Alegría) —lo cual sugiere que las tensiones entre González y Portuondo, por un lado, y Arturo Torres-Rioseco y quién sabe quiénes más, por el otro, habían llegado a un punto intolerable y a una inmolación colectiva de la mayor parte del equipo.

Poco tiempo después, en el nro. 40 (abril-septiembre 1955) aparece el nombre de un tal Alfredo Roggiano reseñando a Luis Monguió, La poesía postmodernista peruana. Y en las actas del V Congreso celebrado en Berkeley en agosto de 1955, se lee que "el profesor Alfredo Roggiano propuso que la RI, órgano del Instituto, publique un número especial dedicado a comentar la obra del destacado humanista Pedro Henríquez Ureña, al cumplirse diez años de su muerte". Ya para aquel entonces Roggiano, que hasta allí había sido profesor temporal en California, tenía un puesto en la State University of Iowa. Y en ese mismo congreso el delegado Raúl Silva Castro propuso: "El Instituto debe funcionar en un establecimiento de enseñanza superior que le acredite la independencia necesaria para la realización de sus fines ...".

El 23 de abril de 1956 el entonces Presidente del IILI, José Balseiro, de la University of Miami, escribió a la Mesa Directiva informándoles que la UNAM, cada vez más sobrecargada, ya no podía costear la producción e impresión de la Revista. Se proponía entonces que la University of Iowa alojara a la Revista —el IILI seguía en el limbo nomádico, viajando con el Presidente de turno, hasta 1963— y que el Director Técnico fuera Alfredo Roggiano, el nuevo profesor permanente de aquella universidad estadounidense.



1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11   12   13   14   15   16   17   18