University of Pittsburgh |  Pitt Home | Find People | Contact Us
Inicio Socios Revistas Libros Normas Editorial Congresos Acerca del IILI
Breve Relato | Estatutos | Cronología | González | Rioseco |Englekirk | Roggiano | Cornejo
Breve Relato



Versión Imprimible

1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11   12   13   14   15   16   17   18

Ha pasado, entonces, una cosa muy curiosa y quizás significativa. En el momento en que la Revista se afianza en forma permanente a una institución académica de Estados Unidos, deja de comentar asuntos no literarios, se distancia en ciertos aspectos del Instituto del cual es "órgano" —ya que deja de registrar la mayoría de sus actividades—y se vuelve más estrechamente académica. Y esta ligera objetivación y separación es llevada a cabo por un director en quien se fusionarán eventualmente (y paradójicamente), la dirección de la revista y la del instituto.

Mucha administración, poca política. Ya no más discusiones de latinoamericanismo, iberoamericanismo, panamericanismo, hispanismo, etc. Sería erróneo pensar, sin embargo, que aquel silencio político y administrativo de Roggiano, aquella aparente modestia, significase una ausencia de "política" en la administración ideológica y administrativa de la Revista. Lo que consiguió con la concentración de poderes y la supresión de polémicas extraliterarias fue la estabilización institucional y académica de las dos entidades después de diecisiete años de inseguridad económica y geográfica, de pugnas y facciones ideológicas y personales.

Que haya logrado ser reelegido regularmente en las asambleas a lo largo de un período de treinta y cinco años, durante una época ideológica muchísimo más conflictiva y complicada, demuestra la solidez de sus criterios y el reconocimiento de esa solidez en la percepción de sus colegas y los socios. (Sólo a partir de 1984 empezaría Roggiano a comentar, de vez en cuando, la política académica e ideológica de la Revista, y la contribución personal a su trayectoria).

También demuestra otra verdad igualmente sorprendente. La complicada estructura del Instituto y la complejidad de sus relaciones con sus socios y la Revista, por no hablar de América Latina y Estados Unidos, deberían haber augurado, a primera vista, una vida muy turbulenta y corta para las dos entidades. Y por el contrario, el IILI ha sobrevivido sesenta y cuatro años y la Revista ha llegado a 200 números y más de 50,000 páginas, quizás precisamente porque sus estructuras —es decir, la concepción original— correspondían a las intrincadas realidades y exigencias que eran llamadas a confrontar y satisfacer.



1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11   12   13   14   15   16   17   18